Yo la quise, y a veces ella también me quiso.

“Puedo escribir los versos más tristes esta noche. Escribir, por ejemplo: «La noche está estrellada, y tiritan, azules, los astros, a lo lejos.» El viento de la noche gira en el cielo y canta. Puedo escribir los versos más tristes esta noche. Yo la quise, y a veces ella también me quiso”.

Así se refería Neruda al desamor en “20 poemas de amor y una canción desesperada”.

El desamor, como dice Neruda o el duelo, es un proceso de elaboración de una pérdida, que consiste en asimilar y aceptar la situación dolorosa, para poder adaptarnos a la nueva realidad. Aunque su uso es más extendido en las pérdidas por muerte, se aplica también a rupturas de pareja.

Quizá hayas pasado o estés pasando por una situación como esta y no sepas cuando va a dejar de dolerte.

Lo que podemos decirte es que con el tiempo lo llevaras mejor, pero antes tendrás que pasar por unas fases que a continuación te vamos a explicar, no teniendo que pasar necesariamente por todas, porque cada persona lo lleva de diferente manera.


INCREDULIDAD

Se corresponde con el shock inicial de la noticia, y con el mecanismo de defensa de no querer enfrentarnos a esa realidad. No hay duración normal para la duración de esta fase, pero lo habitual es que se desarrolle en los primeros días de la noticia o las primeras semanas.

INSENSIBILIDAD

Cuando dejas de negarte lo que ha ocurrido, empiezas a creértelo, entras en una fase donde no sientes nada. Aquí puedes pensar que en realidad no estarías tan enamorado de esa persona como pensabas o que lo has aceptado muy rápido. Lo que pasa es que estás bloqueando tus sentimientos para no sufrir.

TRISTEZA

Cuando pasas del shock y bloqueo inicial, empieza la tristeza y el dolor. Es una emoción que corresponde a cualquier tipo de pérdida y es necesaria pasarla para poder hacer el proceso de duelo. Aquí es cuando arrasas con toda la comida que puedas encontrar en casa.

CULPA

A veces, después de semanas de tristeza y dolor, aparecen emociones que se van alternando con la tristeza. Como es el caso del MIEDO; miedo a lo desconocido, a estar solos o solas, a la pregunta de qué pasará conmigo en un futuro, a enfrentarte a las cosas que llevaba la otra persona y que no te ves capaz de hacer. La ANGUSTIA, a veces con forma de ansiedad suele aparecer en situaciones puntuales, como por ejemplo: tras la ruptura, si te llega información de tu ex pareja, esto puede crearte desasosiego. O enterarte de que está saliendo con otra persona, o si te dicen que le han visto en algún sitio con alguien, etc.

LA IRA

Puede ser que la ira aparezca en forma de enfado, y otras como rencor. Esta es la fase del “por qué”, de las conclusiones de todo, incluso es una fase donde te puede aparecer la necesidad de venganza. Has tomado conciencia de lo que te ha pasado, de la pérdida, y vives la ruptura como un ataque personal o una injusticia. Aquí se suele verbalizar todo lo hecho por la pareja, todos los esfuerzos y sacrificios que ahora ves inútiles. Vamos, que te dan ganas de escupir le/la a la cara.

EL DESCONTROL

Después de aparecer la rabia y el enfado encuentras fuerzas para enfrentarte al mundo, salir, arreglarte de nuevo, cuidarte haciendo ejercicio, cambios de imagen (pelo, ropa, maquillaje), que reflejan necesidades de cambio en otras áreas. Esta etapa es bonita cuando llega, pese a que siguen intercalándose pequeños momentos de otras emociones negativas.

NOSTALGIA

Puedes vivir esta fase como una vuelta a la tristeza, pero ahora hablamos de la nostalgia, echando de menos la vida de pareja, tener a alguien, no encontrarte solo o sola. En este momento sueles hacer revisión de lo ocurrido con otra perspectiva. Es posible que empieces a salir menos, y vuelvas a quedarte en casa, buscando un poco de soledad, donde haces una introspección, te perdonas y perdonas, haces una revisión del papel que has tenido en otras relaciones, qué necesitas cambiar en un futuro, etc.

SERENIDAD

La serenidad concluye el duelo, quieres pasar página y seguir con tu vida. Comienzas a retomar los contactos sociales. Ya eres capaz de exponerte a situaciones y lugares que has estado evitando. Pueden aparecer pequeños momentos de tristeza o nostalgia, pero sabrás desecharlos.

ACEPTACIÓN

Todas las fases anteriores forman parte del proceso de aceptación de una pérdida, cuando llegas a este punto, el proceso ha concluido. Eres capaz de pensar en tu ex pareja sin el dolor de antes. Sueles tener un estado de ánimo positivo y estable, te ves fuerte y capaz de seguir tu camino.

La mejor recomendación que podemos hacerte es que durante el proceso te dejes apoyar por tu familia y amigos, y si ves que no puedes con ello, pide ayuda profesional, acude a un psicólogo.

Si te ha gustado el post de hoy HAZNOS UN COMENTARIO, DALE A ME GUSTA, COMPARTE… Y recuerda…

LA PSICOLOGÍA ESTÁ DE MODA

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s