“Necesito hacerte daño para sentirme bien”

Seguro que conoces a alguien que con solo estar a su lado sientes que pierdes energía, te sientes cansado, de mal humor por haber estado con ella, ignorado porque sólo habla de sí misma y aliviado cuando se va. Esto quiere decir que estás con una persona tóxica, que podría ser un amigo, un familiar, tu pareja, tu jefe, etc…

Pero, ¿sabes lo que esconde en su interior la “gente tóxica”?

La autora Lilian Glass en su libro  “Gente tóxica, diez maneras de lidiar con las personas que hacen tu vida miserable” (1995), y Bernardo Stamateas en su libro “Gente Tóxica” (2013), tratan de explicarnos los diferentes tipos de personas que necesitan hacer daño para sentirse bien.

  • Algunos de estos perfiles son:

Los orgullosos

Son aquellos que tienen un exceso de confianza en sí mismos, en lo que dicen, en lo que hacen, en las decisiones que toman; para ellos todo lo que hacen es perfecto, y nada ni nadie pueden contradecirlos.

Los pesimistas

Se caracterizan por buscar siempre el lado negativo de las cosas. Las conversaciones con ellos giran en torno a los problemas y circunstancias negativas que les ocurre en su día a día. Podría ser el típico amigo, que todos tenemos, que te llama solo cuando le pasa algo.

Los envidiosos

La envidia es uno de los rasgos personales más tóxicos que existen y que debemos evitarlo a toda costa, ya que lo único que nos llevará es a amargarnos nuestra existencia. Este tipo de gente, no solo no se alegrarán de tus victorias y de tus momentos felices sino que te desearán todo lo contrario. Tratarán de descalificarte siempre buscarán aliados: hablará con otros para envenenarlos, porque el envidioso no quiere que triunfes.

Napoleón Bonaparte afirmó: «La envidia es una declaración de inferioridad.»

Los cotillas o chismosos

Son aquellos que necesitan contar cada uno de los chismes de los que se enteran. A estas personas no podrás confiarle nada, son personas que solo se acercarán a ti para intentar sacarte todo tipo de información que luego podría utilizarla en tu contra. 

El manipulador

Por lo general, los manipuladores estudian a las personas en busca de su vulnerabilidad, de su debilidad. Ellos suelen tener como objetivo a la gente codependiente, crédula, gente con complejo de salvador o llena de culpa. Buscan personas que superponen la amabilidad a su propia dignidad, gente a la que le cuesta decir “no” y que teme a la confrontación. Debes recordar que el único objetivo del manipulador es la destrucción.

El descalificador

Si haces algo, el descalificador te criticará por accionar y si no accionas, te juzgará por no hacerlo. Su especialidad son los dobles mensajes y los mensajes ambivalentes. Los descalificadores hoy te endiosan y mañana te bajan del pedestal en un instante. Juegan juegos crueles que pretenden desestabilizar tus emociones. Su idea es que vivas desconfiando, te sientas inseguro y seas dependiente de sus palabras y opiniones. Invalidar, descalificar, manipular son los objetivos, las metas del descalificador. El procura tener control y poder sobre tus emociones, tu alma y tu razón para luego destruir tu estima y que entonces que pases a depender absolutamente de él.

El agresivo verbal

Los agresivos son personas difíciles, complicadas, seres que minuto a minuto obstaculizan nuestra existencia, que encuentran placer en hacernos difícil la convivencia o nuestro trabajo. La violencia verbal fluye a través de sus poros, produciendo un desgaste impresionante a quien debe tratar con ellos.

El psicópata

El psicópata es un experto en el arte de usar máscaras, manipular, mentir y engañar sin escrúpulos. Debes recordar también que los psicópatas suelen ser individuos sumamente locuaces: siempre tienen respuestas rápidas, tienden a ser muy convincentes, saben expresarse con encanto y son capaces de “vendernos” cualquier realidad que obviamente los haga quedar bien a ellos. Considera al otro como un objeto, para el es sencillo maltratar, lastimar y abusar de los demás, sintiéndose con pleno derecho a hacerlo.

Los neuróticos

Los neuróticos manifiestan necesidad de ser amados y aceptados: el neurótico, esté donde esté, llamará constantemente la atención. Ésto lo llevará a querer ocupar lugares de liderazgo, desde donde pueda ser el centro de las miradas ajenas, a la vez que buscará a un grupo de personas determinadas que lo reconozcan como líder o mentor. En la búsqueda frenética de satisfacer su necesidad de amor podrá decir abiertamente que fue rechazado y que necesita que lo ayuden, que lo amen, que lo llamen. Necesidad de reconocimiento: este tipo de personas buscará agradar a todos. Su actitud paternalista hacia los demás se debe a que, de alguna manera, espera que actúen del mismo modo con él. Este “estar en todas” es el resultado de la búsqueda de reconocimiento para su persona. Necesidad de poder y liderazgo: ésta lo llevará a ponerse metas irreales que jamás podrá cumplir.

Si has identificado a alguien que esté a tú alrededor con alguno de estos perfiles, el consejo que te damos es que tengas cuidado y te mantengas lo más alejado posible. Si ves que te supera la situación y que tú solo no puedes, busca ayuda y acude a un psicólogo.

Si te ha gustado el post de hoy dale a ME GUSTA y COMPARTE!!!!

Y recuerda…LA PSICOLOGÍA ESTÁ DE MODA

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s