Operación bikini

¡¡Que levante la mano quien ha empezado la dieta después de semana santa!! Empieza el calorcito y solo podemos pensar que se acerca el verano y que… Tal vez no hemos logrado el objetivo que teníamos planteado, o el que por mucho tiempo nos hemos propuesto y no hemos conseguido.

Todos sabemos que los estándares de belleza en la sociedad han cambiado con el paso de los tiempos. Solo hay que ver algunos de los cuadros más famosos  y podemos observar que algunas de las mujeres que eran consideradas hermosas tenían un poco de “barriguita” o tampoco hace falta irse tan atrás en el tiempo, por ejemplo, la famosísima Marilyn Monroe, la cual aparte de ser guapísima también tenía curvas.

Aunque las chicas en general parece que estamos mas presionadas para cumplir con los famosos “cánones de belleza”, los hombres también comienzan a sentir parte de esta presión, desde los que se obsesionan con la barba larga para poder llevar el famoso look “lumbersexual”, los que pasan horas en el gimnasio para conseguir el “six pack”  o tableta de chocolate perfecta e incluso los que solo quieren ser súper delgados… en resumen, ¡¡¡NADIE SE SALVA!!!

Algo que no ha cambiado, es la necesidad que tenemos la mayoría de las personas por sentirnos atractivos y que los demás nos vean de esa forma. Al final, tanto a hombres como a mujeres, nos gusta sentirnos “coquetos” y siempre sienta bien ser atractivo para otra persona, subiendo con ello nuestra autoestima.

El problema es cuando nuestra autoestima baja si no llegamos a dar ese número en la escala o a estar tan “bueno o buena” como los modelos de las revistas. Y es en ese preciso momento cuando nos damos cuenta que nos estamos obsesionando con los “defectos” de nuestro cuerpo, todo ello por culpa de la presión social.

La forma en la que nos vemos a nosotros mismos se llama autoconcepto, todo el mundo tiene un “autoconcepto ideal”  y es al que tratamos de acercarnos cada vez que queremos hacer una dieta, hacemos ejercicio, etc. El autoconcepto se forma en primer lugar por las comparaciones que hacemos de nosotros mismos con los demás, los mensajes de los medios de comunicación como la televisión, revistas de moda, publicidad, etc. Nos indican a lo que debemos aspirar y también lo que es inaceptable. Por último, otra de las posibles influencias sobre el autoconcepto son lo que las demás personas dicen de nosotros; las burlas y comentarios negativos sobre nuestra imagen, apariencia o peso,  pueden influir en cómo nos sentimos con respecto a nosotros mismos.

Claro que es importante sentirse bien y tener un cuerpo saludable, sin embargo, no todos los cuerpos que aparecen en las revistas son “saludables” y  NO todas las formas de conseguir esos cuerpos son las mejores para nuestra salud.

Es por eso que hoy queríamos hablar de un concepto:

AUTOACEPTACIÓN

La autoaceptación implica aceptar y aprender a valorar todo lo que somos tanto nuestras partes buenas como las que no consideramos tan buenas, (por fuera y por dentro) es reconocer lo dignos que somos de recibir cariño y afecto a pesar de nuestras “imperfecciones”, no enfadarnos ni quitarnos mérito ante los mismos. Lo peor que podemos hacer es caer en la autocrítica y las comparaciones. Estamos en una sociedad exigente, y esto nos lleva a veces a caer en ellas. Muchas veces nos planteamos, unas metas que no podemos llegar a cumplir, sean cuales sean, no seas tan duro contigo mismo. Es importante conocerse para saber los recursos personales que tienes, las fortalezas y también debilidades. Ya sea que estés en proceso de “operación bikini”, no tengas las piernas como quieres, si tu estatura hace que te sientas inseguro o tienes una nariz que crees que no te favorece, intenta aceptarte como eres. Recuerda, en realidad no existe la perfección o imperfección, todo es cuestión de percepción individual lo que a una persona le puede gustar, a otro puede que no le parezca ni un poquito atractivo, así que lo importante es que TE GUSTES A TÍ MISMO.

Amarse a sí mismo es el comienzo de una aventura que dura toda la vida. Oscar Wilde

Si has decidido que hay algo que no te gusta de ti y lo quieres cambiar, hazte esta pregunta ¿Realmente lo hago por mí o por lo que digan los demás? Si decides que lo haces por sentirte bien TÚ y no estas haciendo nada que dañe tu salud, entonces te aplaudimos y esperamos que logres tu meta, sin embargo, si ese algo que no te gusta no lo puedes cambiar, también es importante que lo aceptes y que aprendas a sentirte cómodo con ello, de verdad, nadie es tan critico contigo como tu mismo. Por otra parte si te has dado cuenta que lo haces para que los demás te vean más atractivo o atractiva te invitamos a que reconsideres tus prioridades, ya que al final tu vas a cargar contigo toda la vida así que por donde tiene que empezar el amor y la aceptación es por ti.

¡¡Así que ánimo para aquellos que han comenzado la operación bikini!! y un saludo para todos los que pasen de estas cosas, esperamos que al final del día todos puedan mirarse al espejo y puedan decir “Pero Dios, que bien me veo”

Hasta aquí el post de esta semana, no olviden dar LiIKE, COMENTAR,  COMPARTIR y darse muchos besos a ustedes mismos

Y recuerden…

LA PSICOLOGÍA ESTÁ DE MODA

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s