El problema de Lucy

En la temporada 6 de la serie “The Big Bang Theory”, Raj y Lucy intentan tener una cita “normal” yendo a un restaurante a cenar. Decimos “normal” porque para cualquiera de nosotros no nos supondría ningún problema, exceptuando los nervios previos a una cita. Pero los problemas que ambos tienen de habilidades sociales hacen que el comienzo de su relación sea más complicada de lo que debería ser. Es importe que veas antes el video y lo que le pasa a Lucy para que puedas entender lo que vamos a explicar en el post de hoy, igual después de verlo te sientes identificado…

Ahora que lo has visto, seguro que has estado en alguna situación parecida. Recuerda aquella vez que fuiste a ese restaurante, donde la copa, los cubiertos o el plato estaban sucios y no fuiste capaz de decir que te los cambiaran o la comida no estaba tan buena como te lo esperabas pero aún así no dijiste nada. Esperamos que no salieras corriendo y saltaras por la ventana del baño…

Vemos que Lucy, no tiene la capacidad de expresar directamente sus necesidades, pensamientos y sentimientos, respetando las opiniones de los demás. Esta carencia se debe a que tiene un problema de Asertividad.

Los problemas de asertividad pueden ser debidos a que no sabemos cómo comportarnos. Te mostramos una serie de técnicas básicas para comportarse asertivamente. Muchas veces no nos atrevemos a expresar nuestros sentimientos y deseos. Y por tanto, ese miedo nos lleva a emplear estilos de respuesta pasivos o agresivos.

Tomemos de ejemplo la situación de Lucy. ¿Qué otros tipos de respuesta hubiera podido dar, a parte de la respuesta pasiva?

Respuesta pasiva:

– Se levanta y se va corriendo al baño para salir por la ventana.


Respuesta agresiva:

– Arma un gran escándalo en el local y le dice al camarero que nunca volverá a ir a ese establecimiento y le tira la comida a la cara.


Respuesta asertiva:

– Llama al camarero y le pide que por favor le cambie el plato.


  • Los rasgos de una Persona Asertiva

Las personas asertivas son personas comunes y corrientes, y pasan desapercibidas hasta que se encuentran ante una situación en la que es necesario negociar, es entonces cuando se diferencian por:

  • Saben lo que quieren
  • Aseguran ser justos
  • Solicitan lo que desean con claridad
  • Se mantienen calmados
  • Aceptan la critica y el elogio por igual
  • Expresan elogios y afecto abiertamente
  • Ventilan sus emociones negativas

Como puedes ver son simples detalles, pero al combinarlos y aplicarlos eficazmente podemos lograr grandes cambios positivos para nosotros y todos quienes nos rodean.

Estas formas de respuesta pasiva o agresiva, nos hacen a veces ineficaces para la vida social, generándonos un gran malestar. Sin embargo, como cualquier otra conducta, el ser asertivos es algo que se puede aprender con la práctica. Para que vayas practicando te dejamos algunas ESTRATEGIAS ASERTIVAS:

 1. Técnica del disco rayado:

Se trata de repetir el mismo argumento una y otra vez, de forma paciente y tranquila. Repetir el propio punto de vista, sin entrar en las provocaciones que pueda hacer el otro. Por ejemplo: – “Te entiendo, pero yo no lo hago…” – “Te entiendo, pero yo no lo hago…”


 2. Banco de niebla:

Se le da la razón a la otra persona, pero evitando entrar en mayores discusiones. Se le transmite, en un tono de voz calmado y convincente, que lleva parte de razón en lo que dice. Mostrarnos nuestro acuerdo en lo posible. Dar la razón al otro en lo que pueda haber de cierto en sus críticas, sin entrar en discusiones. Por ejemplo: – “Sí, es posible que tengas razón”… – “Pues sí, casi siempre…” – “Veo que estás muy molesto conmigo”. Una vez rebajada la tensión, podremos exponer en forma empática nuestro punto de vista.


3. Aplazamiento asertivo:

Se pospone la discusión para otro momento donde se controle más la situación. Se trata de aplazar la respuesta que vayamos a dar al otro hasta que nos sintamos más tranquilos y capaces de responder correctamente. Por ejemplo: – “Mira, éste es un tema problemático entre nosotros, si te parece lo tratamos con más calma y profundidad mañana, o en otro momento”.


 4. Quitar importancia de a la discusión:

Se trata de hacer ver que a veces es más importante no entrar en discusión y comprender que ésta no lleva a ningún lado. Por ejemplo, interrumpir una discusión con algún comentario del tipo: “Quizás esta discusión no tiene tanta importancia como le estamos dando”.


 5. Ignorar:

No se le sigue la discusión al otro, pero a través del lenguaje verbal y no verbal se le trasmite que no es una desconsideración el ignorar el tema de discusión.


6. Diferenciar un comportamiento de un modo de ser:

Se le hace ver al otro que aunque incluso uno pueda haber cometido un error en una ocasión, eso no implica que le pongamos la etiqueta de “mala persona”. Por ejemplo, “Aunque hoy haya llegado tarde, eso no quiere decir que sea impuntual”.


7. Pregunta asertiva:

Se parte de la idea de que la crítica del otro es bien intencionada (aunque no lo sea). Se le hace una pregunta para que nos explique lo que hemos hecho mal y cómo podemos hacerlo bien. Solicita al otro más información acerca de sus argumentos, para así tener claro a qué se refiere y en qué quiere que cambiemos. Por ejemplo: – “Exactamente ¿qué es lo que te molesta de mi forma de actuar? ¿Qué tiene de malo?” – “Cómo quieres que cambie para que esto no vuelva a ocurrir”.


8. La asertividad negativa:

Se utiliza a la hora de afrontar una crítica cuando somos conscientes de que la persona que nos critica tiene razón. Expresar tu acuerdo con la crítica recibida haciendo ver que quieres corregir, demostrando así que no hay que darle a nuestra acción más importancia de la que tiene. Pero en lugar de decir “lo siento” o “perdona”, puedes utilizar frases del tipo: – “Ha sido una tontería de mi parte”, -“No debería haber dicho eso”, -“Tienes toda la razón”. -“Tienes razón, me olvido de muchas cosas”. Con ello reducimos la agresividad del otro y fortalecemos nuestra autoestima, aceptando nuestras cualidades negativas o defectos.


9. Enfado que desarma:

Cuando la persona con que estamos hablando está fuera de sí, le expresamos, con un tono de voz amable y comprensivo, que en ese momento no le haremos caso. Por ejemplo: – “Me parece que estás muy enfadado, por lo que creo que será mejor hablar de eso en otro momento, cuando estemos tranquilos”.


10. Acuerdo asertivo:

Reconoces el error, pero dejas claro de que una cosa es el error cometido y otra el hecho de ser buena o mala persona. Por ejemplo: – “Tienes razón, pero sabes que normalmente no lo hago”.

La mitad de nuestros problemas en la vida pueden ser identificados por haber dicho que si demasiado rápido o por haber dicho que no demasiado tarde.  Josh Billings

Esperamos que te haya gustado el post de hoy, dale a ME GUSTA, COMPARTE Y HAZNOS ALGÚN COMENTARIO A PODER SER “ASERTIVO”.  Te mandamos una tarea, ¡¡practica tu asertividad!! 

Y recuerda…LA PSICOLOGÍA ESTÁ DE MODA.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s